La resistencia a ultranza

En julio de 1713, las tropas aliadas abandonaron Cataluña y los ejércitos borbónicos ocuparon la práctica totalidad del territorio. En ese contexto, la Junta General de Brazos, o parlamento, optó por la resistencia.

En realidad, al margen de las fuerzas de fusileros diseminadas por el país, los resistentes sólo contaban con dos plazas fuertes: Cardona y Barcelona. La Conferencia de los Tres Comunes, formada por la Generalitat, el Consejo de Ciento y el Brazo Militar, se hizo cargo de la resistencia y envió embajadores a las cortes aliadas.

El sitio se prolongó durante casi catorce meses. A principios de 1714, una revuelta generalizada contra el establecimiento de los nuevos impuestos borbónicos fue reprimida a sangre y fuego.

A partir de julio, la llegada del duque de Berwick con nuevas fuerzas y el cierre del bloqueo naval agravaron la situación de los asediados. El 11 de septiembre, las tropas borbónicas ocuparon la ciudad, donde encontraron una fuerte resistencia. El 18 de septiembre capitulaba la guarnición Cardona y al año siguiente lo hacían Mallorca e Eivissa.





Objetos relacionados


ver las piezas como galería


Facebook Twitter Google+

  • |
  • |



ÁMBITOS DE LA EXPOSICIÓN

×