El pleito dinástico

El reinado de Carlos II (1665-1700) estuvo marcado por la frágil salud del monarca y por la falta de descendencia.

La Monarquía Hispánica, aunque había perdido la hegemonía en Europa, mantenía un gran imperio colonial. Tres candidatos podían suceder a Carlos II: el príncipe José Fernando de Baviera, que murió en 1699, el archiduque Carlos de Austria y el duque Felipe de Anjou.

En la corte de Madrid, austracistas y borbónicos competían para influir en la voluntad real. En el ámbito internacional, Francia e Inglaterra acordaron el reparto de la monarquía.

Poco antes de morir, el rey firmó un nuevo testamento, que mantenía unidos los Estados de la Corona bajo un mismo heredero: Felipe de Anjou, desde entonces Felipe V.

El estallido de la guerra internacional




Objetos relacionados


ver las piezas como galería


Facebook Twitter Google+

  • |
  • |



ÁMBITOS DE LA EXPOSICIÓN

×