INTRODUCCIÓN

En otoño de 1707, hace ahora trescientos años, las tropas borbónicas que habían conquistado los reinos de Valencia y Aragón se hicieron fuertes en las comarcas occidentales de Cataluña y ocuparon Lleida.

Estos hechos fueron una consecuencia directa de la derrota aliada en la batalla de Almansa (25 de abril). Por eso un dicho popular afirma que "cuando el mal viene de Almansa, a todos alcanza".

La guerra de Sucesión (1702-1715) fue, de entrada, un conflicto internacional, que afectó a la práctica totalidad de Estados europeos y a sus colonias de ultramar y que muy pronto, en el seno de la Monarquía Hispánica, se convirtió también en una guerra civil. La victoria borbónica generó una durísima represión y un nutrido exilio. Para Cataluña, como para los demás territorios de la corona de Aragón, supuso además la abolición de las constituciones y las instituciones de gobierno propias, el final del Estado catalán.


Entra en: El pleito dinÁstico






Facebook Twitter Google+

  • |
  • |



ÁMBITOS DE LA EXPOSICIÓN

×